LALENGUA

COSTANERA NORTE:
AL CÉSAR LO QUE ES DEL PUEBLO

Desde fines del año pasado el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta busca avanzar sobre la privatización definitiva de un amplio sector de la Costanera Norte. Primero habilitaron la venta y ahora buscan cerrar el 2020 con aprobación definitiva de la rezonificación de los terrenos. Lalengua conversó con los legisladores Lucía Cámpora y Juan Manuel Valdés; con la abogada ambientalista e integrante de Jóvenes por el Clima, Luciana de la Serna, y la integrante del colectivo de profesionales de la arquitectura en defensa de las tierras públicas, Barbara Rossen sobre cuáles son las posibilidades de resistir a la venta de Costa Salguero y Punta Carrasco, dos puntos codiciados del negocio inmobiliario.

Por: Marcos Príncipi  |  Fotos: Sofía Solari – Prensa Lucía Cámpora – Prensa Juan Manuel Valdés

La primera avanzada del gobierno porteño sobre las 19 de las 35 hectáreas de Costanera Norte fue el año pasado cuando la legislatura local, de mayoría oficialista, logró aprobar una ley que autoriza la venta del predio. Hace poco más de un mes la legislatura dio otro paso al sancionar en primera lectura – es decir, aún falta una segunda aprobación antes de ser sancionada- el proyecto de ley que permite la rezonificación de los terrenos, lo que habilita a construir nuevas edificaciones en el predio. El expediente fue aprobado por 37 votos a favor, entre los que estuvieron los de Vamos Juntos, UCR-Evolución y el Socialismo, y 23 en contra, de las bancadas del Frente de Todos, el Frente de Izquierda, GEN y Consenso Federal.

El proyecto de Larreta fue criticado por organizaciones ambientales, sociales, partidos políticos y por gran parte de la comunidad porteña que a través de un fuerte activismo en las redes sociales, bicicleteadas, movilizaciones y distintas actividades donde expresaron su repudio a la privatización de la costanera. Los especialistas dicen que el proyecto es inconstitucional y advierten sobre los daños y consecuencias ambientales que producirá si se termina aprobando. Al tratarse de una ley de doble lectura, antes de su sanción definitiva debe realizarse una audiencia pública no vinculante, en la que los habitantes de la Ciudad pueden manifestar sus opiniones. La audiencia se realizará el 27 de noviembre con una participación histórica en la ciudad de Buenos Aires superando más de siete mil inscriptos.

Una ley metida por la ventana

El 5 de diciembre pasado la Legislatura porteña aprobó la Ley 6.289 que autoriza al Ejecutivo porteño a vender los predios Costa Salguero-Punta Carrasco. Al tratarse, salió a la luz la discusión sobre si las tierras de Costa Salguero son bienes del Estado de dominio privado o de dominio público. En la ciudad los bienes del Estado dominio público se pueden vender con una ley de la legislatura de doble lectura y 40 votos. En cambio, los bienes de dominio privado solo necesitan una ley de una lectura. “Acá hubo una trampa del oficialismo al decir que las tierras eran bienes de dominio privado. Su única fuente es una funcionaria de la escribanía de la ciudad. No hay ningún antecedente ni documento que les dé la razón”, dijo a Lalengua la legisladora porteña del Frente de Todos (FdT) Lucía Cámpora. “El gobierno de Larreta necesitaba apurarse para poder aprobar la ley de venta del predio en una sola lectura porque este año ya no iban a contar con las mayorías necesarias para poder aprobarlo”, agregó. El proyecto finalmente fue aprobado en una sola lectura permitiendo la privatización del predio. 

Ante esta situación la diputada nacional del FdT, Gabriela Cerruti, acompañada por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria, la Fundación Ciudad y el Instituto Pensamiento y Políticas Públicas, presentó un recurso de amparo ante la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires. Hace poco más de un mes la Cámara dio lugar a una cautelar y suspendió la venta del predio Costa Salguero hasta tanto se resuelva de manera definitiva la causa judicial en curso. La medida cautelar ordena que hasta tanto «recaiga sentencia definitiva o la Legislatura modifique expresamente la situación de dominio del predio sólo podrán adoptarse medidas de administración, evitando toda decisión que afecte de algún modo la titularidad del dominio del inmueble». Para Cerruti, la sentencia marca un precedente importantísimo porque pone en cuestionamiento no sólo el predio de Costa Salguero, sino todos los terrenos públicos que el Gobierno de la Ciudad viene intentando vender desde hace años. “Ventas que son, básicamente, ilegales», dijo Cerruti a la Agencia de Noticias Télam. Sin embargo, la medida cautelar no evitó que avanzará el proyecto de rezonificación del predio de la Costanera Norte.

 

Inconstitucionalidad y perjuicios ambientales del proyecto de Larreta

La abogada ambientalista e integrante de la organización Jóvenes por el Clima, Luciana de la Serna, dijo a este medio que el proyecto del gobierno porteño viola la Constitución Nacional y la de la ciudad. “El artículo 8 de la constitución de CABA,  dice claramente que los espacios que forman parte del contorno ribereño son públicos y de libre acceso y circulación. Además, el artículo 41 de la Constitución Nacional, asegura el derecho a un ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano”, expresó de la Serna. Por su parte, la arquitecta e integrante del colectivo de profesionales de la arquitectura en defensa de las tierras públicas, Barbara Rossen, explicó a Lalengua que el proyecto también incumple con el Plan Urbano Ambiental, una ley marco a la que deben ajustarse las obras públicas y la normativa urbanística.Se supone que toda la normativa urbanística y todas las obras públicas tienen que encuadrarse dentro de este modelo de ciudad. Tener un plan es tener un modelo de ciudad que te fija determinados lineamientos y valores sobre los que tiene que crecer la ciudad y claramente fija que las tierras ribereñas tienen que ser públicas, con lo cual no te puedes correr de ese lineamiento cuando haces un proyecto normativo”, dijo Rossen.

Además ambas especialistas sostuvieron que la construcción de los edificios sobre espacios públicos trae consigo graves consecuencias ambientales. “Las costas son estratégicas para amainar las olas de calor y bajar las temperaturas. Es el área de amortiguación ambiental propia de la ciudad”, sostuvo la arquitecta.  En tanto, la abogada destacó que los espacios verdes absorben el agua de lluvia, evitan inundaciones y filtran el aire. “También cumplen con funciones sociales porque son lugares de encuentro de toda la sociedad e influyen en la salud física y en la salud mental de todas las personas”, agregó de la Serna.  

La Ciudad de Buenos Aires es una de las ciudades con menos metros cuadrados por habitantes de latinoamérica. Se estima que el porcentaje actual está entre los cuatro y seis metros cuadrados por habitante, distribuidos de manera desigual según el barrio. Estos porcentajes están muy lejos de los 20 metros cuadrados por habitante que recomienda la Organización Mundial de la Salud. “Entre las gestiones de Mauricio Macri y Larreta se privatizaron 460 hectáreas entre las ventas y las concesiones. Las ventas estrictamente son aproximadamente 150 hectáreas. Pero no hay un registro claro de cuáles son las tierras de dominio público y cuáles de dominio privado”, puntualizó Cámpora. En ese sentido, de la Serna explicó que en la ciudad se desarrolla lo que se conoce como extractivismo urbano: “tiene la misma lógica y dinámica que el extractivismo minero, petrolero o del agronegocio. Pero la diferencia es que en las ciudades no hay recursos como petróleo o soja, sino que lo que hay son tierras públicas atravesadas por la especulación inmobiliaria”. 

Ambientalismo de cotillón 

“La Ciudad de Buenos Aires va a ser cada vez más limpia y cada vez más verde” prometía uno de los repetidos slogans de la gestión de Larreta. Sin embargo, desde el bloque de legisladores del Frente de Todos acusaron al gobierno porteño de usar las temáticas ambientales como un hito más del marketing político que los llevó al poder. “Yo creo que el gobierno de la ciudad utiliza una especie de ambientalismo superficial y de cotillón que no es más que superficie y cáscara. Si uno rasca un poco este eslogan de ciudad verde se encuentra con que sucede todo lo contrario. En los gobiernos de Larreta se ha invadido de cemento toda la ciudad”, dijo Cámpora. Por su parte, el legislador Juan Manuel Valdés sostuvo ante esta revista que la gestión de Larreta solo se rige por el modelo de los negocios inmobiliarios. “Buscan el camino para privatizar cada terreno que aparece del sector público en la Ciudad. La inmobiliaria les pudo funcionar durante los cuatro años que contaron con el aval del gobierno de Macri en la presidencia, pero hoy la situación es distinta. Antes había en la ciudad una legislatura adicta que funcionaba como una escribanía”, expresó. 

En contraposición a la privatización de la Costanera Norte, el bloque del Frente de Todos presentó en la legislatura porteña un proyecto para la construcción de un “gran parque público». “Como bloque presentamos un proyecto de ley para crear en estas tierras un parque verde con flora y fauna nativa, con espacio para actividades culturales y deportivas. Creemos que además eso es precisamente lo que están reclamando los porteños y porteñas. La verdad es que estamos ante una oportunidad histórica para que la ciudad cambie la relación que tiene con el río”, contó Cámpora.

 

Audiencia histórica 

Tras la convocatoria realizada por legisladores y organizaciones que se oponen a la construcción de edificios en ese sector de la Costanera un total de 7.044 porteños y porteñas se inscribieron para participar de la audiencia pública que se realizará el 27 de noviembre para debatir el proyecto de rezonificación de Costa Salguero. “Es una inscripción histórica para la ciudad. Hasta entonces la audiencia que más convocante había juntado 350 personas. Multiplicamos por 20 el promedio de participación que ha tenido la Legislatura en estos temas”, dijo Valdes.  La audiencia se realizará de manera virtual por la pandemia del coronavirus y cada inscripto podrá hacer uso de la palabra por  cinco minutos para opinar sobre el proyecto de Larreta. Si todos los participantes deciden hacer uso de la palabra la audiencia podría llegar a durar más de 583 horas, un total de 48 días. La masiva participación ciudadana generó expectativas para revertir la situación del predio. “Hay un combo entre la inscripción masiva a la audiencia más las manifestaciones permanentes de la ciudadanía con bicicleteadas, caravanas, manifestaciones de organizaciones ambientales y visibilización en las redes sociales. Hay realmente una reacción importante en torno al rechazo hacia este proyecto. Que una audiencia pública tenga más de siete mil inscriptos sin duda tiene que llevar a los legisladores del oficialismo a rever su posición”, consideró Cámpora.